Archivo por meses: septiembre 2018

Mis gastos

Una de las primeras cosas que he hecho he vuelto a hacer cuando he emprendido el camino de la independencia financiera es llevar un control de los gastos. Esto me sirve para saber en qué me gasto el dinero –siempre hay alguna parte de nuestro dinero que no tenemos controlado dónde va-, si esto está alineado con mis prioridades, y después, para ver dónde puedo ahorrar.

Los gastos los divido primero en gastos mensuales, que los tengo cada mes o cada dos meses en el caso de algunos recibos, y gastos anuales, que tengo desde una vez al trimestre hasta de manera anual.

  • Gastos mensuales
  • Gastos anuales

Los gastos mensuales los divido en varias categorías:

  • Alquiler
  • Agua
  • Gas
  • Electricidad
  • Transporte
  • Internet y teléfono
  • Médico
  • Ocio

Y lo mismo hago con los gastos anuales:

  • Viajes
  • Médico
  • Seguro violoncello (he tocado el violoncello durante mucho tiempo, estuve a punto de dedicarme a la música, y tengo mucha estimación por el instrumento, así que quiero mantenerlo asegurado)
  • Regalos
  • Web
  • Ropa y calzado

En lo que se refiere a la ropa y el calzado, en los últimos años no he sido mucho de comprar ropa: mi hermana y mi madre me pasan cosas y no soy de esas personas que van a la moda.

Todos los gastos los divido en “Necesarios” y “Deseables”, lo que me permite reflexionar acerca de mis prioridades:

Necesarios:

  • Alquiler
  • Agua
  • Gas
  • Electricidad
  • Transporte
  • Internet y teléfono
  • Médico (espero que en los próximos meses este gasto disminuya)
  • Ocio (el presupuesto puede variar, pero siempre habrá algo, ya que si no el camino hacia la independencia financiera se haría muy duro)
  • Web (este gasto es lo que me permitirá más adelante aumentar mis ingresos, por eso es un gasto necesario)

Deseables:

  • Viajes
  • Seguros
  • Regalos
  • Prensa

Aunque he colocado los “Viajes ” y los “Seguros” a la parte de Deseables, no quiero renunciar a ellos.  Sin embargo, seguro que, durante todo el camino hacia la independencia financiera, este concepto variará (habrá años en que no haré este viaje más grande, y su cantidad disminuirá). Y tengo demasiado aprecio al chelo, por lo que por ahora no estoy dispuesta a renunciar a su seguro.

Los gastos, evidentemente, pueden variar a lo largo de las distintas etapas de la vida, por esto es una documentación dinámica.

Y el gasto actual no es el gasto mensual que me he marcado para cubrir cuando logre la independencia financiera. Es menos, porque el gasto mensual que me he marcado como objetivo son los 1.500 euros: prefiero tener un nivel de vida un poco más alto que ahora y además quiero tener la tranquilidad de que no me faltará dinero.