Archivo por meses: octubre 2018

El pensamiento a largo plazo: imaginar mi vida de aquí a muchos años

Una de las cosas en las que me ha ayudado el trabajar por la Independencia Financiera es en pensar en el largo plazo. Siempre me ha costado imaginarme a mí misma en 5, 10 o 15 años. En cambio, desde que he calculado que puedo conseguir la independencia financiera en los próximos 20 años, he empezado a pensar en cómo hacerlo para hacerlo realidad: pensando más en mi carrera laboral y mi evolución y en mi vida personal, en mi intención de tener hijos.

En el ámbito laboral actualmente estoy trabajando como gestora de proyectos y hago algunas tareas más de carácter comercial, ayudando a vender nuevos proyectos. Me gustaría seguir en la senda de la gestión de proyectos, mejorando mis competencias actuales, y evolucionar también hacia la figura de comercial, de venta de nuevos proyectos. Son dos cosas que me gustan y que además, se me dan bien, con lo cual creo que es una buena apuesta. En función de la energía que me dejen estos trabajos, me gustaría desarrollar algo relacionado con el teatro. Ya le estoy dando forma, pero dependerá de tiempo y energía que tenga para ponerlo a la práctica. También me gusta mucho la política, y es algo en lo que voy pensando, aunque también soy consciente de que mis inversiones actuales a largo plazo en la Bolsa supondrían un conflicto de intereses. Y pienso entonces que también hay otras maneras de tener un impacto en la sociedad, como a través del teatro. Este es todo un tema en el que pienso a menudo.

A nivel personal, pues me estoy imaginando a mí con 40 años, 50 años, y me estoy viendo con hijo(s), sin hijos, con 65 años a punto de jubilarme para el estado (o más, en función de cómo se vaya ampliando esta edad, porqué estoy convencida que se va a ampliar). Con otros proyectos más allá de la maternidad y de mi trabajo principal, con pareja, sin pareja. Y voy pensando en todo ello, para decidir en cómo me gustaría vivir los próximos años. Y luego, por supuesto, pienso que la incertidumbre de la vida me puede llevar a situaciones que no son las que me gustaría, pero tener un objetivo o una idea de cómo quiero que sea mi vida en el futuro me ayuda a organizar y priorizar mi vida actual.

En fin, que desde que estoy pensando más en mi vida a largo plazo, tengo todo esto en cuenta a la hora de tomar las decisiones que debo tomar en el presente (un cambio de trabajo, una persona que me gusta, etc.) para conseguir mis objetivos de la Independencia Financiera en el futuro. Además, me siento más segura en mis decisiones.

Categorías de gasto (4): Agua, Electricidad y Gas

Siguiendo la serie de posts sobre Mis gastos, este post lo dedico a las categorías de recibos de servicios básicos como el Agua, la Electricidad y el Gas.

1.- Electricidad: Hace unos meses pagaba muchísimo de electricidad (tengo calefacción eléctrica) y entonces decidí cambiar de compañía. Deje de ser clienta de Endesa y me pasé a Som energia, una cooperativa de energía renovable. A parte de que esto va más acorde a mis valores, mi primera factura con ellos se redujo a un poco menos de la mitad! Y con ellos he seguido. Este verano casi no utilicé el aire acondicionado y no subió la factura como otros veranos. Este invierno a ver cómo va, porqué soy de las que soporto mucho mejor el calor que el frío, y seguro que deberé encenderla más a menudo.

2.- Agua: aquí estoy investigando qué es lo que puedo hacer de diferente, porqué ya hace tiempo que aplico los consejos básicos de reducir agua cómo cerrar los grifos cuando me estoy lavando los dientes, etc. Lo que sí que hago es que sólo pongo el lavavajillas cuando está del todo lleno, y esto acostumbra a ser una vez a la semana, y lo mismo hago con la lavadora. Una vez a la semana para no dejar la ropa sucia demasiado tiempo, pero tampoco ponerla sólo cuando estaría cargada a la mitad. Esto me sirve también para gastar menos electricidad.

3.- Gas: aquí también estoy investigando cómo puedo hacerlo, ya que sólo tengo la cocina y el calentador de gas, y no sé muy bien qué hacer diferente. Las facturas no son altas, pero me gustaría reducirlas un poco. Todo esto, además, está alineado con uno de mis valores que es consumir menos recursos para intentar cuidar nuestro planeta todo lo que pueda.

Con todo esto de consumir menos, sin embargo, hay algo que tengo claro, y es que todo el mundo tiene derecho a disponer de unos recursos mínimos para la subsistencia y también para el ocio (creo que la gente en todo el planeta debería tener las necesidades básicas cubiertas y además gastara también en ocio), por lo que me parece muy bien que la humanidad busque cómo extraer recursos energéticos de otros planetas como Marte y de otros elementos en la exploración espacial. Estoy en contra, por supuesto, del consumo desenfrenado de gran parte de la sociedad occidental y de la gente con un poder adquisitivo desorbitado.

Categorías de gasto (3): el Transporte

Retomando la serie de posts sobre las categorías de gasto, éste lo voy a dedicar al Transporte.

Y es sencillo: no tengo coche, porqué vivo y trabajo en la misma ciudad, y los gastos que supone no decantan la balanza al sí. Estos gastos son:

– Coche
– Seguro
– Gasolina
– Parking (opcional, aunque es complicado aparcar en la calle viviendo en una ciudad como Barcelona)

No necesito coche y vistos estos gastos, tampoco lo quiero, por lo que voy andando, en transporte público o en bicicleta a todos lados. La moto no la considero, ya que no me gusta, y también es un gasto relevante.

Hasta ahora me compraba una tarjeta que me permitía hacer 50 viajes en 30 días. Con esto me iba muy bien para ir al trabajo en bus y para los viajes de ocio. Para intentar ahorrar un poco he decidido ir caminando al trabajo, lo que me lleva unos 30 minutos (y también en bici). Además de ahorrar, es bueno para la salud y empiezo el día con más energía. Y utilizar los viajes únicamente cuando impliquen viajes más largos, o en viajes de ocio para ganar tiempo.

Haciendo todo esto no creo que ahorre más de 10 euros al mes, pero algo es algo. De todos modos, es una estrategia con la que seré bastante flexible, y si alguna vez me canso, no me lo pensaré mucho en volver al tipo de billete de 50 viajes.

Además de esto, gasto unos 8 euros al mes para ir al médico fuera de la ciudad, y en breve voy a dejar de hacerlo, con lo cual, en un futuro será un gasto de menos que tendré.

En total, no es mucho lo que puedo ahorrar, porqué ya no gastaba demasiado, pero hay categorías de gasto en las que se puede hacer de más y de menos. Y esta es una de las que tengo menos margen.