Archivo por meses: enero 2019

«Padre rico, padre pobre», ideas que me llevo

Ya he acabado el libro «Padre rico, padre pobre», y la verdad es que me ha gustado mucho. Hay muchísimas ideas interesantes, y ahora mismo yo me llevo las siguientes:

1.- La columna de activos ha de protegerse: el balance general se divide en Activos y Pasivos. Los activos son los que generan flujo de dinero positivo a tus bolsillos (acciones, bonos, alquiler de inmuebles, etc.), y los pasivos los que lo sacan de tus bolsillos (hipoteca, coche, etc.). Hacerse rico dice es hacer crecer la columna de activos. Es decir, además de tener unos ingresos, para hacernos ricos debemos cultivar esta columna.

Una idea muy sencilla que guía las decisiones a la hora de hacerse rico.

2.- La estrategia de trabajar, ahorrar, invertir a largo plazo diversificando no te llevará a la riqueza, al menos hasta dentro de muchos años (aunque es verdad que dependiendo de tu sueldo y de la cantidad con la que eres capaz de vivir, puede ser un proyecto a corto plazo, pero no es mi caso). Kiyosaki habla de 2 estrategias que sigue, la adquisición de inmuebles y la compra-venta de acciones de pequeñas empresas con gran potencial.

Esta idea es interesante de cada a hacer inversiones futuras, pensar si seguir con esta misma estrategia o probar algo nuevo. Cuenta una historia de una amigo suyo que con 8.000 dólares iniciales, sin ningún préstamo del banco, logra llegar a una rentas mensuales de 3.000 dólares, mediante la adquisición de inmuebles. Esto lo logra con la ayuda de Kiyosaki, y si pudiera contar con su ayuda, yo también haría una inversión de este tipo, jeje.

Y si pruebo algo nuevo, otra cosa que me llevo es la importancia de contratar servicios de profesionales expertos, sin escatimar. Si ellos ganan bien, se esforzarán en hacerte ganar a tí también. El tema de la inversión en bolsa pero a medio plazo, sin especulación, es algo que le voy dando vueltas.

3.- La importancia de la educación financiera: la contabilidad, las inversiones, el mercado y las leyes. Cuanto más sabemos, mejor nos manejamos con el dinero y menos arriesgadas nos parecen las inversiones.

La verdad es que con estos libros estoy descubriendo y reflexionando mucho sobre mi relación con el dinero, y creo que es algo que tenía que trabajar. Y aprender sobre todas estas cosas es algo que me va apeteciendo cada vez más. Y hablar de dinero también.

4.- Trabajar para uno mismo. Si tenemos que dedicarle más horas al trabajo, que sea para nuestro beneficio, no para beneficio de un jefe. Nuestra vida es muy inestable cuando nuestros ingresos dependen de una tercera persona, nuestro empleador. En cambio, si dependemos de nuestras habilidades, es más gratificante (además de más seguro, ya que está en nuestras manos y no en las de otro).

Esto justo ha coincidido con un momento en el trabajo en que tengo responsabilidades comerciales, con lo cual estoy muy enfocada a mejorar estas habilidades, porque además creo que me van a servir para cualquier proyecto de trabajo o de vida. Y el tema de crear mi propia empresa es algo que sigo dándole vueltas, para ver cómo le doy forma.

5.- Las empresas, o corporaciones, como él las llama, protegen el dinero. Esta idea va bien saberla para si, más adelante, tengo dinero que me interesa proteger. No he acabado de entender algo que ha comentado en el libro sobre que las corporaciones pagan impuestos una vez han pagado los gastos y sobre el dinero que les queda entonces, y no sobre los beneficios. Esto voy a investigarlo, porqué me parece raro.

Otra cosa que estoy haciendo es juzgar menos a la gente que utiliza situaciones legales, como gente que tiene empresas con bienes inmuebles u otras estrategias que desconozco, para proteger su dinero.

6.- Confiar en ti. Eso suena a autoayuda, pero si trabajas para tí mismo, es algo que tienes que hacer, porque si no, no vas a poder construir nada que sea rentable. La confianza en uno mismo también es muy importante para los negocios.

La verdad es que no acabaría de decir cosas importantes que me llevo, pero creo que estas son las que a mí, en este momento, me han llegado más. Si te lees el libro, no dudes en comentar los aprendizajes que te has llevado.

Tiempo de lecturas

Mirar las maneras de recortar gastos en los recibos de electricidad, agua o transporte no me está costando demasiado. Ahora que voy andando al trabajo me siento más despierta todo el día y me es más fácil concentrarme. Con la electricidad, cambié de empresa el año pasado y los recibos son menos de la mitad!! (la anterior, no sé qué es lo que tenía, pero las facturas eran altísimas, me parece un robo ahora…).

Pero lo que es difícil de gestionar son los 80 euros que cada mes me dejo para ocio y necesidades varias que surgen (un cargador de móvil, depilarse, la peluquería, unas plantas, un viaje a Madrid a ver a mi familia …). El mes de diciembre además ha sido un mes de regalos, con lo cual he querido ahorrar todo lo posible en la categoría de ocio (aunque creo que no me he salido con ello). Cuando tengo un gasto grande un mes, como por ejemplo los regalos de navidad o ahora en enero que se me ha roto la lavadora y tengo que comprarme una nueva, o un dominio para un proyecto web, intento ahorrar al máximo con los gastos de ocio, pero entonces el mes se hace bastante duro. Creo que lo que voy a hacer es considerar estos gastos a parte y hacerme a la idea de que no puedo ahorrar tanto de estas cosas, con lo cual buscar alternativas de categorías donde ahorrar.

Bueno, dicho esto, hace algunas semanas que estoy muy motivada en leerme varios libros sobre economía y empresa, a raíz de un libro que me leí que se llama «El éxito» de un productor teatral, un sector que me gusta mucho. Y por fin este fin de semana me he comprado algunos de los libros que quería:

  • Steve Jobs, de Walter Isaacson (este ya lo tenía)
  • El libro negro del emprendedor, de Fernando Trías de Bes
  • Padre rico, padre poble, de Robert T. Kiyosaki
  • Los secretos de la mente millonaria, de Harv Ecker
  • El millonario de la puerta de al lado, de Thomas J. Stanley y William D. Danko

Tengo una relación contradictoria con el dinero, desde siempre, y leyendo sobre el tema busco encontrar la relación sana con él. Por un lado, me apetece tener dinero para poder vivir cómodamente y cuidarme (ir al osteópata, al dentista habitualmente, etc.) y hacer cosas que me gustan (como viajar o comer de restaurante), y por el otro lado, no le tengo nada de aprecio y quiero que rija mi vida lo mínimo posible. A ver si consigo decidirme por una de las vías, así puedo dirigir todos mis esfuerzos en conseguir una cosa u la otra. ¡Ideas sobre como mejorar la relación con el dinero son bienvenidas!