Archivo de la etiqueta: comida

Categorías de gastos (1): La comida (y la gestión de la higiene personal y de la casa)

Este post es el primero de una serie de posts en los que explico cómo reducir cada una de las categorías de gasto que tengo. Hoy empezaré con la categoría “Comida”.

La verdad es que esta categoría es de las que menos me gusta ahorrar, porqué comer bien es una condición necesaria para tener una buena salud, tanto ahora como en el futuro: comer de calidad me evitará problemas de salud. Aún así, utilizo varios trucos para intentar ahorrar lo máximo:

  • No comer fuera: este es el primordial, y aun que esté relacionado más con el ocio, también he querido incluirlo en esta categoría, ya que se trata de comida. Como evito comer de restaurante (excepto en ocasiones especiales como mi cumpleaños), me compro más a menudo los caprichos que me apetecen, porqué así evito comprármelos en bares, que es más caro. Como caprichos me refiero a bebidas como coca-cola o cerveza, algún tipo de galletas, y algo tipo patatas de bolsa, pero de legumbres y más saludables.
  • Cenar muy ligero, una o más piezas de fruta: esto lo hago por varias razones: porque tardo poco tiempo en prepararlo y en limpiarlo, lo que me permite tener más tiempo para hacer otras cosas. Por otra parte, porque comer fruta es saludable, y finalmente, aunque no me gusta reconocerlo, para mantener un poco mi peso. Esto hace que, de las tres grandes comidas del día (desayuno, comida y cena), para una de ellas solo tenga que comprar fruta, que es más barato que una ración de pollo o de según qué crema de verduras.
  • Ir a comprar cada semana con las comidas ya pensadas desde casa: la compra consiste entonces en sólo los ingredientes que vaya a consumir esa semana. Hay veces que voy al mercado y compro carne o pescado para más días, pero el montón gastado a final de mes suele ser el mismo, porque las siguientes semanas gasto menos.
  • Comprar de oferta lo que vaya a consumir, si la hay: evidentemente, si hay productos en oferta que consumo habitualmente, compro para más días.
  • Beber agua del grifo: esto puede parecer una tontería, pero conozco bastante gente que compra agua embotellada. A parte de ser más dañino para el medio ambiente (he aquí otra vez que los gastos estén alineados con tus valores), me parece un lujo innecesario. Y el agua de mi grifo tampoco está muy buena. Sin embargo, es algo con lo que prefiero ahorrar.
  • Comprar poca carne y pescado: la carne y el pescado son platos más caros para comprar, así que estoy reduciendo mi consumo a dos (o tres) veces a la semana, y los sustituye por legumbres, verdura o arroz.
  • Aprovechar las veces que quedo con mi familia, que normalmente son los fines de semana, con mi madre o con mi tía, para hacer la comida en su casa: la comida al mediodía es mi comida principal, por lo que suelo aprovechar que sea esta comida, y no la cena, la que haga en casa de mi familia. Esto no quiere decir que no quede con ellos en otros momentos y en mi casa, o fuera, pero sí que acostumbro a comer un par de veces como mínimo al mes con ellos.

Reparto mi compra entre dos tiendas entre orgánicas y de quilómetro cero y el supermercado para comprar productos como detergentes, champús, etc. Podría ahorrar bastante más comprando los frescos también en el supermercado, pero también valoro la calidad de la comida (ya que muy pocas veces voy a comer de restaurante, y por lo tanto, es una de las cosas por las que de momento no quiere renunciar del todo). De todas maneras, he decidido que a partir de ahora voy a comprar más productos frescos en el supermercado, para comparar su calidad con las otras tiendas, y seguro que encuentro cosas donde hay poca diferencia, o incluso son mejores.

Por otro lado, para la comida soy poco de comparar precios entre cadenas, porque me gusta ir a menudo al mismo sitio, y también valoro la comodidad de que esté cerca y de que el tiempo que dedique a la compra sea poco. Pero bueno, esto es otra vía a explorar cuando quiera dedicarle más tiempo.

Bueno, tengo un par de cosas con las que puedo experimentar para ahorrar más en comida, y seguiré pensando en otras para seguir haciéndolo.